14 abril, 2019

Las mejores vistas y miradores de Florencia

Florencia es la capital de la Toscana y la cuna del Renacimiento. Mundialmente famosa por haber sido la ciudad donde muchos de los grandes artistas italianos nacieron y vivieron, actualmente acoge a multitudes de masas turísticas, que se congregan aquí para deleitarse de su arte y belleza incomparables.

Florencia es magnética y romántica, y ese tipo de ciudad a la que es necesario volver, pues es un único viaje sería imposible verla por completo, y saborearla como es debido.

Las mejores vistas, miradores y rooftops de Florencia


A pesar de que el arte, los museos y las iglesias son las cosas que hacen que Florencia sea grandiosa, un día lleno de visitas turísticas puede ser abrumador e incluso un poco aburrido, especialmente si viajas con niños, y por eso te recomiendo alternarlo con las vistas de la ciudad desde sus múltiples miradores, o tomando un aperitivo en algunas de sus maravillosas terrazas panorámicas!!

Contemplar su silueta, sobre todo al atardecer, ¡¡es uno de esos momentos difíciles de olvidar!!



Los mejores miradores de Florencia



La cúpula del Duomo


La catedral di Santa Maria del Fiore, conocida como el Duomo, es el hito más emblemático de la ciudad. 

Diseñada por el arquitecto sienés Arnolfo di Cambio, la construcción comenzó en 1296 y duró casi 150 años. Dentro del complejo destaca su famosa cúpula, construida entre 1420 y 1436 con un diseño de Filippo Brunelleschi, y es el punto culminante de cualquier visita a Florencia. 



La construcción de la cúpula fue una autentica obra maestra del Renacimiento, y toda una hazaña de ingeniería. Tiene 91 metros de altura y 45,5 m de ancho, y no se puede apreciar por completo sin subir sus 463 escalones.

Tomando su inspiración del Panteón de Roma, Brunelleschi llegó a una innovadora solución de ingeniería con una forma octagonal distintiva de cúpulas concéntricas internas y externas, que descansan sobre el tambor de la catedral en lugar del techo.

La subida por la escalera de caracol es bastante empinada, siendo el tramo final, el que transcurre por la curva de la cúpula interior, el más claustrofóbico, pero el esfuerzo se ve recompensado con un panorama de 360 ​​grados de una de las ciudades más bellas de Europa. Además la parte superior de la cúpula está abierta, por lo que la vista no puede ser más increíble.





A mitad de la subida, la escalera se abre hacia la base de la cúpula, donde hay una pasarela alrededor del perímetro desde donde se puede ver su maravilloso fresco y el plano de la catedral muy abajo.



Para poder subir a la cúpula es obligatorio reservar, y hay que indicar la hora que preferimos. Lo mejor es hacerlo a través de su web, y si vas en temporada alta, cuanto antes mejor. El ticket también incluye la entrada a todos los monumentos del Gran Museo Opera del Duomo: Museo de la Catedral, el Campanario de Giotto, Baptisterio de San Giovanni y sitio arqueológico de Santa Reparata.

Precio: 18 € (+ 2,00 por compra anticipada).

La reserva también la puedes hacer una vez que estés en Florencia, en la taquilla del Gran museo del Duomo, en la piazza San Giovanni 7.


El campanario de Giotto


El Campanile es una de las obras más sorprendentes de la arquitectura gótica florentinaGiotto fue el genio artístico que diseñó la torre, y comenzó su construcción en 1334, cuando era el arquitecto oficial de la ciudad, y estaba a cargo del Duomo.


Después de la muerte de Giotto, el trabajo en la torre fue continuado por Andre Pisano y luego por Francesco Talenti, y la construcción finalmente se completó en 1359. El Campanile está construido del mismo mármol que el Duomo y en patrones similares.












La empinada escalera de 414 escalones que sube hasta la torre de 85 metros, ofrece la recompensa de una vista que es casi tan impresionante como la de la cúpula, o incluso aún mejor.


Piazzale Michelangelo


Piazzale Michelangelo se encuentra en una colina, en el lado sur del río Arno, y las vistas desde aquí son sin duda... ¡las mejores de la ciudad!.







La cúpula diseñada por Brunelleschi y el campanario de la catedral dominan el perfil de Florencia, y desde esta conocida plaza, presidida por una de las dos copias del David de Miguel Ángel que hay en la ciudad, podrás contemplar una de las puestas de sol más impresionantes que jamás hemos visto.

La manera mas cómoda de llegar es el coche, y sino cogiendo el autobús 12 desde Stazione di Santa Maria Novella.


San Miniato al Monte


A cinco minutos a pie cuesta arriba desde Piazzale Michelangelo, se encuentra esta maravillosa iglesia románica, dedicada a San Minio, un mártir cristiano.

La iglesia data de principios del siglo XI, aunque su fachada de mármol multicolor toscano fue modificada un par de siglos más tarde.

La basílica se encuentra en la cima de uno de los puntos más altos de Florencia. 



Está catalogada como una de las iglesias más hermosas de Italia. Un bello claustro y el palacio fortificado del obispo están adyacentes a la iglesia.

Los domingos y festivos es posible escuchar a los monjes benedictinos que viven en San Miniato cantar cantos gregorianos.


Torre San Niccolo


Construida en 1324, la torre fue parte de las antiguas murallas de la ciudad. 

Es una de las puertas medievales mejor conservadas de la ciudad, y se encuentra a orillas del Arno. En verano (de junio a septiembre), se pueden subir sus empinadas escaleras, y disfrutar de las impresionantes vistas del río y la ciudad.



Las visitas están limitadas a 15 personas a la vez , lo que hace que sea impredecible reservar con antelación.


Torre Arnolfo


Dominando la plaza más gloriosa de la ciudad el palacio Vecchio fue el centro de la vida política en la Florencia medieval. 

El edificio es una masiva estructura románica similar a una fortaleza, coronada con almenas. La torre del reloj se incorporó a la estructura.








Merece la pena subir sus 418 escalones para contemplar uno de los panoramas más impresionantes de la ciudad
. No está permitido subir a los niños menores de seis años, así que nosotros nos quedamos con las ganas... así que ya tenemos otra razón más para volver!!

Forte di Belvedere


Forte di Belvedere es un fuerte diseñado por Bernardo Buontalenti, reabierto al público en 2013, y desde dónde los soldados vigilaban cuatro frentes, tanto para la seguridad interna, como para proteger el Palazzo Pitti contra ataques extranjeros. 

Hoy en día alberga exposiciones de arte contemporáneo, y te recomendamos totalmente visitarlo, aunque solo sea para deleitarte con unas de las mejores vistas panorámicas de la ciudad. 









Fuera de los horarios de exposición, el fuerte está cerrado.

El fuerte está abierto generalmente desde principios de junio hasta octubre (en invierno cerrado).

La entrada cuesta 3 €.


Jardines Bardini


Esta villa y jardín del siglo XVII recibió su nombre por el coleccionista de arte anticuario del siglo XIX Stefano Bardini, quien la compró en 1913 y se encargó de restaurar su jardín medieval ornamental.

Tiene todas las características de un jardín toscano por excelencia, ya que incluye grutas artificiales, naranjales, estatuas de mármol y fuentes.










La villa alberga dos pequeños museos, y una romántica azotea. Los meses de abril y mayo, con las azaleas, peonías y glicinas en flor, son los mejores meses para visitarlo, al igual que junio con sus florecientes iris. En verano también es una autentica delicia.

Su restaurante con jardín, La Leggenda Dei Frati, con una estrella Michelin, y su preciosa logia de piedra que domina el horizonte florentino, es uno de los lugares más románticos de la ciudad para cenar.

Jardín de Bóboli


Se encuentra detrás del Palacio Pitti, y fue ideado por Niccolò Pericoli. 

Es uno de los ejemplos más importantes de jardín renacentista "a la italiana", con espectaculares vistas panorámicas, donde a la presencia de un singular y raro patrimonio botánico, se acompañan verdaderas obras de arte, como la "Gruta de Bernardo Buontalenti", el obelisco egipcio o el anfiteatro.



Aunque las vistas son mejores desde el "Giardino Bardini", éstas también merecen muchísimo la pena, y la visita del jardín es uno de los imprescindibles de Florencia.


Los mejores rooftops de la ciudad



Uffizi Gallery cafeteria


Esta cafetería ubicada en el segundo piso de la aclamada galería de los Uffizi, cuenta con una estupenda terraza panorámica, perfecta para hacer un descanso de tanto arte, y disfrutar del aire fresco y unas vistas fabulosas.






Se-Sto on Arno- Hotel Westin Excelsior


La terraza del hotel Westin Excelsior está ubicada en el sexto piso, y ofrece unas vistas impresionantes del horizonte de Florencia, sus techos, iglesias, campanarios, el Ponte Vecchio y las pintorescas colinas toscanas. 

El exterior del restaurante está equipado con dos amplias terrazas, una dedicada al restaurante y la otra al bar.

Algunas de las mejores vistas de la ciudad se pueden disfrutar cerca del centro histórico de Florencia, desde la cafetería de la azotea de los grandes almacenes "Rinascente", situados en la Piazza della Repubblica.

Situada en la 5ª planta de este importante centro comercial, tiene una vista de 360 ​​°, y ofrece una panorámica excelente del Duomo, la Iglesia de Orsanmichele y el Palazzo Vecchio.

La cafetería generalmente mantiene el mismo horario que las tiendas, lo que significa que encontrarás este punto de vista abierto casi todos los días, incluso los domingos. 

La terraza es relativamente pequeña, por lo que es posible que tengas que esperar para sentarte en un buen día.

La Terrazza Lounge BarBAR


Este bar en la azotea, con terraza cubierta de madera y de estilo años 50, se encuentra en el elegante Hotel Continentale (Vicolo dell 'Oro 6) y tiene unas vistas fabulosas del puente Vecchio. 

Tiene el gran inconveniente de que las reservas son exclusivas para los huéspedes del hotel.

Si no te alojas aquí, puedes conseguir una mesa (hasta 4 personas), al elevado precio de 200 € (incluida una botella de vino o, por elección, un cóctel por persona del menú).


Three Sixty Rooftop Bar - Hotel Minerva


Las vistas desde esta terraza de la azotea del hotel Minerva, son de las mejores de la ciudad: la imagen de la fachada de la iglesia de Santa María Novella, el Duomo, campanario de Giotto y el palazzo Vecchio, te dejarán sin aliento.

Durante el día, la terraza está reservada para los huéspedes, pero a partir de las 7 de la tarde se abre para todos, y el aperitivo de estilo italiano es excelente durante la puesta de sol.

En la azotea también hay una piscina que calienta a 28º , tiene jacuzzi, sombrillas y tumbonas ,y es exclusiva para los huéspedes. Está abierta de abril a mayo.


Divina Terraza, en el hotel Grand Cavour



En el sexto piso del Grand Hotel Cavour, se encuentra la "Divine Terrace", donde podrás disfrutar de unas vistas abrumadoras a la vez que te tomas una copa o refresco.




Entre sus vistas, destaca la de la poderosa y majestuosa Catedral de S. Maria del Fiore (podrás observar muy de cerca la hermosa Cúpula de Brunelleschi), y también la preciosa imagen del Palazzo Vecchio.

No es obligatorio reservar con antelación, pero si vas en temporada alta te recomiendo escribirles un email para asegurarte una mesa, ya que la terraza no es muy grande.

La tarifa de reserva es de 20,00 € por persona con un cóctel incluido. Los niños pueden entrar sin problemas, sin pagar la tarifa de reserva, solo lo que consuman.

La Divina Terrazza está abierta de 18:00 a 00:00.

Nosotros estuvimos en agosto, y creo que la mejor hora es ir sobre las 20 h, ya que no hace tanto calor y podrás disfrutar de una impresionante puesta de sol.



Te lo recomiendo totalmente!!!!


Bilbioteca delle Oblate


Inaugurada en mayo de 2007, la Biblioteca Oblate es un pequeño tesoro escondido en el corazón de Florencia. Está ubicada en el antiguo Convento de los Oblatos, entre Via dell'Oriuolo y Via Sant'Egidio, y actualmente funciona como un centro cultural y multimedia.

En el segundo piso hay una hermosa terraza, con una cafetería donde podrás disfrutar de una comida, un aperitivo o simplemente sentarse en una de sus mesas al aire libre y disfrutar de la buenas vistas.

Hotel Croce di Malta


Un fabuloso hotel en el centro de la ciudad, con piscina y una terraza donde podrás observar una fantástica vista de 360 ​​grados de toda Florencia y sus alrededores.






AVISO IMPORTANTE: Pasear por Florencia o verla desde estos impresionantes miradores puede ser algo peligroso, ya que dicen que se puede sufrir el síndrome de Stendhal, provocado por una sobredosis de belleza sublime... 😉


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar! Tu opinión es muy importante para mi