12 mayo, 2019

Guía viaje de Frankfurt: cómo llegar y moverse, dónde alojarse, qué ver, recomendaciones y planes con niños

Frankfurt se encuentra situada a orillas del río Main, a 30 km de su desembocadura en el Rin, y por su estratégica situación geográfica, es un importante nudo de comunicaciones. Además tiene una gran actividad comercial, sustentada por una larga tradición convocando ferias, y es la sede del Banco Central Europeo, convirtiéndose en la metrópoli de la economía por excelencia.

Es una de las ciudades alemanas más desconocidas, al menos para nosotros lo era, y según los comentarios de muchos de nuestros seguidores de Instagram, parece que es una sensación generalizada.

GUIA VIAJE DE FRANKFURT


Lo que tenemos muy claro a la vuelta de este viaje, es que Frankfurt es una ciudad bellísima y con un montón de cosas qué ver y hacer. Ha resultado ser una gran sorpresa, y en este post espero mostrarte sus facetas más ocultas y todos sus atractivos, entre los que destaca un impresionante skyline, único en toda Europa, y que te recomiendo contemplar desde sus múltiples miradores.

Espero conseguir que te entren ganas de visitarla, y que cuando lo hagas, la dediques al menos un par de días, pues suele ser un ciudad de paso, y quizá por ello la belleza de su arquitectura, con esa mezcla tan bonita de edificios tradicionales y modernos, resulte desapercibida.

Te aseguro que Frankfurt es una ciudad que merece la pena conocer a fondo, y descubrirás que es aún auténtica delicia para la vista!


Algunos datos sobre Frankfurt


♥ Frankfurt, oficialmente llamada Fráncfort del Meno, es la quinta ciudad más grande de Alemania y la mayor del estado de Hesse.

El sufijo "Am Main" significa: en el Main, y se ha utilizado desde el siglo XIV, puesto que la ciudad es atravesada por el río del mismo nombre.

Los alemanes a menudo la llaman por el nombre completo, para distinguirla de otra ciudad alemana mucho más pequeña: Frankfurt an der Oder, en el estado de Brandenburgo en la frontera con Polonia.

Los romanos establecieron sus asentamientos en el área del Römer (que significa romanos en alemán) alrededor del siglo I. Después de esto, Frankfurt se convirtió en una de las ciudades más importantes del Sacro Imperio Romano. 

Durante la Edad Media, Frankfurt se convirtió en una ciudad-estado, la Ciudad Libre de Frankfurt. Después de casi cinco siglos de independencia, perdió la soberanía en 1866. 

En 1944 su casco antiguo fue completamente destruido por los bombardeos aéreos durante la Segunda Guerra Mundial.

♥ En 1993 fue elegida como sede del futuro Banco Central Europeo.

♥ Actualmente Frankfurt tiene unos 700.000 habitantes, siendo un alto porcentaje de ellos residentes no alemanes, por lo que hay una enorme diversidad cultural.

Cómo llegar a Frankfurt



La forma más rápida de llegar a Frankfurt desde España es en avión, habiendo vuelos directos desde un montón de ciudades. 

Nosotros volamos desde Madrid con "Air Nostrum", y cogimos los billetes con los puntos que teníamos de la tarjeta travel club. Nos costaron 100 euros cada uno, y para ser Semana Santa, nos pareció un buen precio. 

En la ciudad alemana hay dos aeropuertos:

➡️ Frankfurt-Hahn, que se encuentra a unos 130 km del centro, y aquí aterrizan sólo los vuelos low-cost, como "Rayanair". 

➡️ Aeropuerto Rhein-Main-Flughafen: es el más grande de Alemania, y el que mas tráfico aéreo tiene en Europa, después de "Heathrow" (Londres) y "Charles De Gaulle" (París). 

Es la base de operaciones de la compañía alemana Lufthansa, y sirve como escala para muchísimos vuelos internacionales. De echo nosotros haremos la nuestra aquí en verano, en nuestro próximo viaje a Estados Unidos.

Tiene dos terminales, aunque hay planes para la construcción de una nueva así como otra pista de aterrizaje.

👉 También puedes llegar a Frankfurt en coche (autopistas A3, A67 y A5), o en tren, llegando a la estación de largo recorrido del aeropuerto ("Fernbahnhof").


Transporte Aeropuerto-Frankfurt 



Para ir desde el aeropuerto principal a "Hauptbahnhof", que es la estación central de Frankfurt, hay que coger el S-Bahn
(tren suburbano, que en la zona de la ciudad es como un metro, ya que va bajo tierra la mayoría del tiempo) en la estación "Regionalbahnhof", fuera de la terminal 1.

Las líneas que te llevan hasta el centro de la ciudad son la S8 y S9, indistintamente. Hay que fijarse bien en que pongan dirección Frankfurt, y salen de la vía 1 ("Gleis 1", en aleman). Tienen parada en "Stadion", "Niederrad" y en "Hauptbanhof tief", esta última sería la tercera desde que subes al tren y es donde hay que bajarse. En total se tarda unos 15 minutos más o menos en llegar.




Si aterrizas en la Terminal T2, tendrás que ir a la T1 para coger el S-Bahn. Solo hay que seguir los carteles de T1 y luego coger un monorail gratis, el sky line. También hay un autobús, pero con menos frecuencia horaria.

Hay aproximadamente 3-4 trenes por hora, que salen cada 15-20 minutos durante periodos regulares. Si quieres consultar los horarios, puedes usar esta web. Es muy fácil: solo tienes que poner salida de Frankfurt (Main) Flughafen Fernbahnhof (Flughafen = Aeropuerto) y llegada Frankfurt (Main) Hauptbahnhof.

En el aeropuerto hay máquinas expendedoras para comprar los billetes. OJO: Se sacan de las de color verde con la marca "RMV" en la parte superior (Rhein-Main Transport Association es la autoridad de trenes local). No usar las de color rojo (son para trenes regionales, nacionales e internacionales). El precio son casi 5 euros.

👉 Con la Frankfurt card tienes incluido el billete, así que no te haría falta comprar nada.

👉 La manera más fácil sería coger un taxi, pero también la más cara (probablemente más de 30 euros).

👉 Si tu vuelo llega al aeropuerto Hahn, puedes llegar al centro de Frankfurt con un autobús que hay cada hora, y que tiene parada también en la estación central.


Cómo moverse por la ciudad 



Frankfurt es una ciudad llana y el centro es muy fácil y cómodo de recorrer andando, pero si quieres ir a la zona de la feria (Messe), al distrito de Höchst, o a otras zonas algo más alejadas, como por ejemplo el "Palmengarten", lo mejor es usar el transporte público.




Además si viajas con niños, también te recomiendo usarlo, ya que es la forma más rápida y cómoda de viajar para que los peques no se cansen demasiado.

Frankfurt tiene un excelente sistema de transporte, que es parte de la red "Rhein-Main-Verkehrsverbund". Incluye líneas de autobús, tren de cercanías ("S-Bahn"), metro ("U-Bahn") y tranvía ("Strassenbahn"), y funciona con un horario impecable.

Se pueden comprar los tickets en las maquinas que hay en las paradas: "Fahrkartenautomaten". El precio de un billete sencillo ("Einzelfahrt") depende de las zonas, pero ya con dos viajes por día vale la pena de comprar un pase de día.

Los billetes de viajes ilimitados para un día cuestan:

- 5,35 € (adultos) y 3,00 € (niños). Aquí no se incluye el viaje desde el aeropuerto.
- El precio incluyendo aeropuerto: 9,65 € (adultos) y 5,65 € (niños).

Los niños con menos de 6 años viajan gratuito.

Lo que nos llamó muchísimo la atención es que no había lectores de billetes en las entradas del metro y trenes, y en los autobuses se podía entrar por la parte trasera también y el conductor no te pedía ticlet ni nada. Por lo visto debe ser algo muy común en Alemania.

En este caso son los controladores los que pasan de vez en cuando y te pueden pedir el billete. Nosotros no vimos ninguno en 4 días, pero dicen que si te pillan sin tickets te pueden poner una multa de 40-50 euros. Nosotros siempre preferimos ser legales y viajar tranquilos, así que no vemos conveniente arriesgarse.


Frankfurt Card



La tarjeta turística “Frankfurt Card” es una opción estupenda si vas a usar el transporte público, ya que incluye viajes ilimitados dentro de la ciudad y al aeropuerto, y además te ofrece algunos descuentos en muchas atracciones de la ciudad, como por ejemplo un descuento de 50 % en la entrada de la casa de Goethe, 20 % en los tours de Hop-on Hop-off y 20 % en el mirador del Main Tower. Puedes consultar todos desde aquí.

Puedes comprar la tarjeta con una validez de 1 o 2 días y se puede adquirir en las oficinas de turismo de la ciudad (aeropuerto, estación central, estación de Höchst) o también online desde nuestro enlace:


Además tiene la ventaja de que si viajas en grupo, como hicimos nosotros, existe una tarjeta especial para un máximo de hasta 5 personas que sale muy económica.

Precios Frankfurt card :

 Tarjeta individual                                                            
Tarjeta grupo                                                                        

1 DÍA: 10,50 €                              

1 DÍA: 22,00 €    

2 DÍAS: 15,50 €    

2 DÍAS: 32,00 €    

Si deseas más información sobre esta tarjeta, puede consultarlo en su página web.

Con la tarjeta “Frankfurt Card” también puede ir a Wiesbaden, Maguncia y Darmstadt.


Dónde alojarse 


Una vez tuvimos comprados los vuelos, lo siguiente que buscamos fue el alojamiento, y enseguida encontramos una oferta inmejorable: 247 € por 5 noches en el Hotel Premier Inn Frankfurt Messe, y no dudamos en reservarlo.





El hotel se encuentra en la zona de Messe, donde se celebran las ferias, a unos 15 minutos andando de la estación central de Hauptbahnhof. A unos 800 metros del hotel hay una parada de metro: Festhalle/Messe (linea U4) y otra de trenes urbanos: Messe (lineas S3, S4, S5 or S6). Y justo enfrente de la entrada, hay una parada del bus nº 46: Den Haager Straße.

Al principio pensamos que quizá estuviera mal ubicado, y estuvimos buscando más alojamientos, pero no encontramos ninguno que igualara este magnífico precio.

Una vez llegamos a Frankfurt, nos dimos cuenta que el hotel está muy bien comunicado, al lado del centro comercial Skyline plaza (que además tiene un supermercado), y lo mejor de todo, es una zona súper tranquila, sus instalaciones son modernas y muy acogedoras, y las habitaciones amplias, cómodas, limpias y con un baño totalmente nuevo.





También me gustó muchísimo que no había ruidos y el desayuno era bastante completo. No entraba en el precio de la reserva, pero nos decidimos a cogerlo, pues costaba 9,90 € por persona, y la niña gratis. Los precios en Alemania no son nada baratos, así que por un café y un bollo perfectamente puedes pagar 5 € o incluso mucho más.

Sin dudarlo, es un hotel que te recomiendo totalmente, con una relación calidad-precio difícil de superar, y creo que de los mejores en los que hemos estado.


Qué ver en Frankfurt: los imprescindibles


Römerberg 


Esta preciosa plaza es el corazón de la ciudad antigua de Frankfurt, y aunque parezca mentira, fue completamente destruida en la guerra.



Se reconstruyó en la década de 1960 con absoluta fidelidad de la original, y es uno de los lugares con más encanto de la ciudad, sobre todo cuando está anocheciendo y se van encendiendo poco a poco las luces. ¡es entonces cuando adquiere un toque mágico!

Originariamente fue el lugar donde se celebraban las ferias, y donde los ilusionistas de antaño se preocupaban de entretener a los espectadores, y hoy en día es una plaza llena de vida y con muchísimo ambiente. Aquí también encontrarás una de las oficinas de turismo de la ciudad.

Presidiendo la plaza se encuentra la fuente de la Justicia, copia de la original del siglo XVI. Este bonita escultura representa a la Diosa Justicia, que situada frente al Ayuntamiento, se representa advirtiendo a los concejales a que sean justos con todos los ciudadanos. Bajo ella salen chorros de agua de los hocicos de los animales y de las bocas y pechos de ninfas acuáticas.



El Römer está constituido por cinco fachadas medievales, detrás de las cuales se oculta el antiguo Ayuntamiento de Frankfurt. Mantiene en su mayor parte su forma original después de los estragos causados en 1944.



Aquí tuvieron lugar antiguamente las sesiones de los Príncipes Electores antes de la elección del emperador en la Sala Imperial, conocida como "Kaisersaal" (significa: detrás del balcón), y actualmente se puede visitar, aunque no está abierta todos los días. La entrada cuesta 2 €, y se saca en una máquina automática que hay en el patio interior del Ayuntamiento.





Merece la pena ir hasta la entrada de la "Kaisersaal", aunque sólo sea para ver la maravillosa escalera renacentista que sirve de acceso. En el Salón Imperial podrás ver los retratos de todos los emperadores alemanes y reyes del Sacro Imperio romano-germánico hasta 1806. Los cuadros se crearon entre los años 1838-1852, y resistieron intactos los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

En el extremo sur del Römerberg se encuentra la Iglesia Nikolaikirche (San Nicolás), que fue edificada en 1290 en el lugar de una antigua capilla. A partir del siglo XV, la iglesia servía solo a los miembros del Consejo y sus familias, y desde una galería que fue construida posteriormente, los privilegiados tenían una fabulosa vista de todos los eventos que se celebraban en la plaza.







Es curioso saber que un juego de campanas con 35 tonos diferentes, suena todos los días a las 9.05 a.m., 12.05 a.m., y a las 17.05 h. desde la torre del antiguo templo. La entrada es totalmente gratis.

♥ En frente del Ayuntamiento, se encuentra el "Ostzeile", un conjunto de bonitas casas de entramado de madera reconstruidas en 1986 según los planos históricos.





♥ Saliendo de la plaza, en dirección hacia el río Meno, puedes visitar el "Museo de Historia" y ver la "Haus Wertheim", la única casa de entramado de madera del centro de Frankfurt que resistió casi intacta en el bombardeo de 1944 (hoy en día en un restaurante).




Kaiserdom 


La iglesia parroquial de St. Bartholomaus, es conocida también como la catedral imperial, título que adquirió porque aquí se eligieron desde 1152 a los reyes alemanes, y a partir de 1562 también era el lugar elegido para su coronación.



Es de estilo gótico y está dedicada a San Bartolomé, a causa de la reliquia del cráneo del apóstol, que fue traído desde Roma y que se muestra a los fieles los domingos, festivos y el 24 de agosto, día de su onomástica.

El interior del templo es sencillo, y el claustro de la catedral alberga el Museo Sacro.




Su torre de 95 metros ofrece una de las vistas panorámicas más bellas de la ciudad. 

Casa de Goethe


Este es el lugar donde Johann Wolfgang von Goethe, el legendario escritor y poeta alemán nació el 28 de agosto de 1749, vivió los primeros años de su vida.

Tras los estragos causados en 1944, la ciudad decidió reconstruir el edificio con su forma original y con algunas pertenencias de la familia. Se ha conservado el pupitre donde Goethe escribió sus primeros dramas de fama mundial.









La casa-museo abre de lunes a sábado de 10 am a 6 pm, y los domingos de 10 am a 5.30 pm. La entrada cuesta 7 € (menores de 6 años gratis), y con la Frankfurt Card te hacen un 50% de descuento.


Iglesia Paulskirche



Muy cerca del Römerberg, se encuentra la encantadora plaza Paulsplatz, donde está la antigua iglesia de San Pablo, en la que se escribió un trozo de la historia alemana: aquí se inauguró el 18 de mayo de 1848 la primera asamblea nacional alemana.

En abril de 1849 la esperanza de los alemanes de un Estado común se desvaneció cuando el rey prusiano rechazó la corona imperial ofrecida. De todos modos, la asamblea había elaborado una Constitución que fue adoptada por la mayoría de los Estados, de tal manera que a la iglesia Paulskirche se le puede considerar la cuna de la democracia alemana.







Después de ser destruida en la guerra, el edificio se reconstruyó, no como templo sino como lugar conmemorativo nacional. Todos los años se celebra aquí la entrega del Premio de la Paz de los libreros alemanes, acto que tiene lugar en la famosa Feria del libro.

Se puede visitar gratis, y nada más entrar hay una pantalla donde te cuentan un poco la historia de la iglesia en varios idiomas.


La Bolsa



La Bolsa de Frankurt se considera hoy en día la segunda más importante de Europa. En frente del edificio se encuentran las escultura simbólicas del oso y el toro, que representan los movimientos de alza y baja de la Bolsa.





Main Tower 


En el año 2000 se inauguró la "Main tower", y aunque no es el rascacielos más alto de la cuidad, si es el único que tiene una plataforma de observación a 200 metros.






Una visita totalmente recomendable, de la que hablo con más detalles en este post.

La Alte Oper


Inaugurada en 1877, fue utilizada hasta 1944 como la ópera y el teatro de la ciudad. Después de su destrucción en 1944, los artistas se mudaron al Schauspielhaus (teatro municipal)

Se convirtió entonces en la ruina más hermosa de Alemania, pero los ciudadanos finalmente decidieron reconstruirla, y hoy en día acoge multitud de eventos.






Se encuentra en la plaza Opernplatz, un lugar perfecto para ver el contraste que hay entre los edificios históricos y modernos, algo muy característico en la ciudad.

Hauptwache


Este antiguo antiguo edificio se utilizó como cárcel, y hoy alberga una cafetería. Fue el centro de un intento político de revolución en 1833.



Se encuentra en el centro de la ciudad, en frente de la iglesia de Santa Catalina.


La calle comercial Zeil


Una de las calles más distinguidas de Frankfurt, y la calle comercial por excelencia.

Aquí se inauguró el primer centro comercial en 1907, sustituido en 2009 por el nuevo y espectacular "MyZeil". Tiene seis pisos, con escaleras mecánicas en cada piso y una que va directamente desde la planta baja hasta el sexto piso (42 metros). Es la escalera interior más larga de Alemania.









Merece la pena entrar sólo por ver su maravillosa estructura de vidrio, con una mezcla muy curiosa de lo antiguo y lo nuevo.



👉 En esta calle también se encuentra la "Galería Kaufhof", cuya terraza panorámica gratis ya te recomendé en el anterior post.

Eschenheimer Turn


Una de las torres góticas más hermosas de la región. Formaba parte de la fortificación medieval de la ciudad del siglo XV, y actualmente acoge una cafetería.



Eiserner Steg


El puente de hierro conecta la plaza de Römerberg con el barrio de "Sachsenhausen". En 1946, después de la Segunda Guerra Mundial, cuando fue destruido, pero se rehízo rápidamente.








Hoy en día es conocido como el puente de los candados, y tiene una de las vistas más bonitas de la ciudad.

Alte Brücke


Es el puente más antiguo de Frankfurt, y quizás el que tiene las vistas más bellas de la ciudad.





La orilla de los museos


La Ribera de los Museos de Frankfurt es una zona perfecta para los que quieran aprender un poco mas sobre la cultura, historia y arte alemán.

En este paseo junto al río Main, se localizan 12 museos muy interesantes y para todos los gustos, muchos de ellos situados en impresionantes villas.





Es una visita que no puede faltar en tu visita a la ciudad, aunque sólo sea por contemplar el impresionante skyline de Frankfurt.

La iglesia de St. Leonhard


Se encuentra en el casco antiguo de Frankfurt, en la orilla norte del río Main. Fue construida en 1219 como una basílica románica tardía y más tarde fue reconstruida en estilo gótico.



Iglesia St. Catherine


La iglesia barroca de Santa Catalina se encuentra en el centro de la ciudad, y a lo largo de los años ha sufrido varias renovaciones.



La escultura del Euro


La escultura de 15 metros de altura con las estrellas amarillas marca el comienzo de la era del euro el 01/01/2001, y es la típica foto que no puede faltar en tu viaje a Frankfurt.



Antiguo Convento de los Carmelitas


El complejo del monasterio de los Carmelitas alberga actualmente el "Instituto de Historia Urbana" de Frankfurt, y en su visita podrás también contemplar su precioso claustro.




Museo judío


Ofrece una exposición histórica ejemplar sobre la vida judía en Alemania y, en particular, en Frankfurt del siglo XII hasta la actualidad.

Después de la de Berlín, la comunidad judía de Frankfurt era la mayor del país. Antes de la guerra vivían unos 30.000 judíos, de los que más de la mitad huyó o emigró y unos 12.000 fueron exterminados por los nazis.

Junto a la entrada del museo se encuentra el cementerio judío, uno de los más antiguos de Alemania. Para visitarlo es necesario pedir una llave en el Museo de la Judengasse.

Goetheplatz


Goetheplatz es una céntrica plaza de la ciudad, que recibió su nombre en 1844 con la instalación del monumento en honor al poeta Johann Wolfgang von Goethe.



Esta elegante plaza me gustó muchísimo, y me parece muy fotogénica, ya que tiene un contraste muy interesante entre lo tradicional y lo moderno, con los imponentes rascacielos como fondo.

Si tienes más tiempo...



Sachsenhausen: el tradicional barrio de pescadores y curtidores se estableció al otro lado del río en el siglo XII. Es conocido por su dinámica vida nocturna, con más de dos docenas de bares y restaurantes en el casco antiguo de la parte sur.



La calle fundamental de Sachsenhausen es Schweizer Straße, una calle cosmopolita donde podrás probar el "Apfelwein", el famoso vino de manzana de Frankfurt.

Höchst: fue un antiguo asentamiento romano, y su casco antiguo tiene alguna de la calles y casas de entramado de madera más bonitas de todo Frankfurt.





La visita de este distrito de Frankfurt te puede ocupar perfectamente medio día: hay un bonito Palacio con jardines, un curioso castillo, la Iglesia más antigua de la ciudad y una preciosa plaza que te transporta por unos momentos a otra época. 

Se llega en unos 15 minutos aproximadamente con el S-Banh desde la estación central, o también en tranvía (tarda más). Escribiré un post a parte de este precioso lugar, que a nosotros nos gustó muchísimo.

El área de la feria (Messegelände): aquí se han instalado numerosos pabellones de exposición, salones de fiestas y banquetes, y el centro comercial Skyline Plaza, con su maravilloso rooftop gratuito (del que te hable aquí).

Mundialmente famosas son la Feria del Libro y la Exposición Internacional del Automóvil.





Merece la pena darse un paseo por aquí, ya que hay edificios que hay ver de cerca, como la impresionante torre "Messeturm", que con sus 256 metros de altura, se ha convertido en el edificio de oficinas administrativos más alto de Europa. Delante de la estructura se encuentra la escultura negra del "Hammering Man" de 20 m.

El Westhafen: en la zona oeste del puerto de la ciudad, se ha desarrollado un precioso barrio residencial: "Gutleutviertel", que se caracteriza por tener un bonito paseo junto al río y su propio embarcadero privado. Desde que se construyó la "Westhafen turn", se ha convertido en un barrio exclusivo y de moda.










♥ La conocida estación de metro "Bockenheimer warte", representada como un vagón inclinado, y con unas vistas muy chulas con la preciosa torre de la feria de fondo.







 Bethmann park: tiene un bonito jardín japonés.

Frankfurt con niños



Frankfurt es una ciudad perfecta para viajar con niños: no es muy grande, es llana, y tiene una excelente red de transporte público. Y es muy cómoda para llevar silla o carrito para los más pequeños.

Pero es que además cuenta con muchísimos espacios verdes y parques para los más pequeños, y museos muy interesantes:

El "Palmengarten": el Jardín de las Palmeras es un pabellón enorme donde se pueden ver plantas subtropicales y un montón de flores preciosas.

Nos gustó muchísimo el "jardín de las rosas"...¡totalmente espectacular!, y al ir en semana Santa, había juegos para los peques, como el de buscar los típicos huevos de Pascua pintados.











Además tiene unos jardines preciosos para pasear, un trenecito para recorrer el recinto, e incluso un lago donde se puede alquilar una barca con remos o a pedales (sólo en verano o cuando hace buen tiempo).

Nosotros lo pasamos genial, y dedicamos una mañana entera, pero el jardín daría para todo el día.

En la página oficial puedes encontrar más información sobre su ubicación y horarios de visita: .

➡️ Tiene descuento con la Frankfurt card.

El museo Struwwelpeter. El Struwwelpeter es uno de los cuentos clásicos alemanes para niños más leídos y conocidos en toda Alemania y, aunque algo especial y diferente, mediante sus dibujos y un ácido humor pretende dar moralejas a los niños. El libro, que data del siglo XIX, podría considerarse algo ‘duro’ para los niños de esta nueva generación. ¡Es recomendable una breve lectura antes!. Puedes hacerlo desde aquí.

Jardín zoológico: es uno de los más visitados de Europa.

Museo de la naturaleza Senckenberg: este museo será la delicia de los peques a los que les gusten los dinosaurios, fósiles y temas de arqueología.


Excursiones de 1 día desde Frankfurt




➡️ A 45 minutos en tren (o 40 en coche) de Frankfurt se encuentra la ciudad de Wiesbaden, capital del estado federado de Hesse, la cual merece, por su condición de capital y de lugar de termas, una visita.

➡️ Si dispones de coche (unos 45 minutos desde Frankfurt), otro lugar interesante es el Hessenpark, un museo al aire libre donde se pueden visitar más de cien casas típicas del estado de Hesse, además de otros edificios como panaderías, sinagoga… etc.

Me parece una opción super chula para ir con niños.

➡️ Una visita que no puede faltar es la de Heidelberg, una hermosa y pintoresca localidad que se encuentra a una hora al sur de Frankfurt.

Heidelberg es una ciudad enclavada entre las colinas, con calles empedradas y un espectacular castillo que se eleva a 300 metros. Un lugar que seguro que te enamorará y al que dedicaré nuestro siguiente post.




Puedes alquilar un coche o ir en tren cómodamente.






Frankfurt, sin duda, es una ciudad que hay que conocer. Su gente, la arquitectura, los museos... ¡todo es realmente increíble! 

Ha sido un viaje muy especial, y nosotros nos hemos enamorado de cada rincón de la ciudad... pero si a ti no te pasa, al menos espero haber conseguido que veas que Frankfurt puede gustar o no, pero lo que es innegable es que tiene muchísimo que ofrecer... ¡¡mucho más de lo que se dice!!.


2 comentarios:

  1. Me ha encantado!! Vaya post te has currado (como siempre vamos). Frankfurt es de esas ciudades que a priori no llama la atención, pero madre mía todo lo que tiene!!! La plaza antigua de la ciudad con las casitas de entramado de madera es una maravilla!!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar! Tu opinión es muy importante para mi